Chiste económico del Jueves

Un economista, un ingeniero y un químico naufragan en una isla desierta, muertos de hambre, y se encuentran una lata de sardinas, pero no disponen de abrelatas. Después de varios infructuosos ejercicios de ciencia aplicada por parte del ingeniero y del químico que intentan abrir la lata, ambos se volvieron irritados hacia el economista, que les había estado observando todo el tiempo con una sonrisita en los labios, y le preguntan:

– Pues bien, ¿que haría usted?

A lo que el economista les respondió haciendo tranquilamente una exposición de su teoría, y que comenzaba:

– Bueno, supongamos que tenemos un abrelatas.